lunes, 5 de diciembre de 2016

TENGO ALGO QUE CONTARTE (9)

Correspondencia entre dos mujeres.


La Habana, Jueves 1 de diciembre de 2016



EL MORIRÁ CUANDO SE APAGUE EL SOL


Mi querida Vicentita:

No puedo iniciar mi tema de hoy, el luto y el compromiso de la inmensa mayoría del pueblo cubano por no dejar morir el ideario de Fidel ante su desaparición física, sin aludir antes  al contenido de tu última carta,  “Desde la memoria”, del pasado 26 de Noviembre.

Que coincidencia histórica, siempre los grandes poderes emanados de los sectores más conservadores y ricos de las sociedades, le han pedido una y otra vez a los pueblos hacer borrón y cuenta nueva, no hacer o olvidar la historia.

Tú me cuentas lo que han querido hacer con la épica página de la lucha republicana y los crímenes del franquismo. Del lado de acá, una de las primeras manifestaciones de la derecha en cada ocasión que toma el poder ha sido tratar de sepultar los crímenes de las dictaduras militares en este continente, las intervenciones norteamericanas, militares y de toda índole, en los asuntos internos y la apropiación de las riquezas de los pueblos latinoamericanos.

En el caso de Cuba, en la primera visita de un Presidente norteamericano al país, en el contexto del proceso de normalización de las relaciones cubano-americana, una de sus primeras recomendaciones fue apartar la historia, disminuir su presencia en “beneficio” de la “normalización”. Puede aparentar ser noble, pero no lo es. ¿Cómo es posible olvidar las agresiones militares, químicas, bacteriológicas, las penurias derivadas del bloqueo más largo de la historia impuesto a un pueblo? y ¿cómo olvidar los dolores de las madres, esposas e hijos que han perdidos a sus seres queridos en estas contiendas?

Piden mucho. 





Pero además, la cultura del consumo y el individualismo empujan a la gente a existir en su micro mundo y olvidar el entorno, los por qué y para qué de la invasión de símbolos que pueden romper la solidaridad entre unos y otros y dejar la memoria, como bien dices tú, con piernas cortas.

En fin, estoy de acuerdo con tus ideas al ciento por ciento sobre este tema y hay que seguir, por todos los medios posibles, luchando por no olvidar. Porque ello nos permite plantearnos la posibilidad real de un mundo mejor. 

EL MORIRÁ CUANDO SE APAGUE EL SOL

Amiga, el pasado 25 de Noviembre, justo el día en que se cumplía el 60 aniversario de la salida de Fidel con 92 hombres, en el  yate Granma, de las costas de Tuxpan, Méjico, con destino a Cuba,  para iniciar, con las armas en las manos, la lucha por la definitiva liberación de su país de la dictadura militar batistiana y del neocolianismo, se produjo la desaparición física de Fidel Castro  Ruz.

Coincidencias tremendas de la historia y de la vida misma.

La  noticia ofrecida por el Presidente y hermano Raúl Castro Ruz, caló hondo en los corazones de la inmensa mayoría del pueblo cubano.

El silencio, la consternación, eran evidentes en los rostros de jóvenes, ancianos y niños. Han sido días de tristeza, de dolor y también de compromiso con la obra e ideario de toda su vida.





Ya en las primeras horas de la mañana del 27, el gobierno dio a conocer los nueve días de duelo nacional y los actos que formarían parte de las honras fúnebre, los que dieron inicio el lunes 28 de noviembre, con la visita de más de tres millones de personas al Memorial José Martí, donde se les rendirían honores en la capital habanera.

De manera simultánea se firmaba, a todo lo ancho y largo del país, el compromiso de serle fiel al concepto fidelista de ser revolucionario.

El 29 de Noviembre, en la Plaza de la Revolución, en la capital, tuvo lugar un acto de masas al que asistieron más de un millón de personas de todas las edades y segmentos sociales quienes permanecieron compactados de pie, acompañando a los discursos de numerosos jefes de estado y gobiernos que asistieron.

Es justo en este acto, en la voces y consignas de los más jóvenes, se comienzan a imponer por encima del dolor y el luto, el compromiso de no dejar morir a Fidel. Se creó una mística en que las consignas de todo el pueblo presente retumbaron a través de los altavoces en la memorable Plaza y barrios adyacentes y llegaron a todos los hogares del país a través de la radio y televisión.

Solidaridad con Raúl, alma guerrillera y leal. A él, los jóvenes le gritaban, “RAUL, AMIGO, EL PUEBLO ESTÁ CONTIGO”. Fue como afirmarle al mundo que aquí no pasa nada, que no habrá derrumbe, ni traición, ni cambios de ruta.

Acto seguido, continuaban entonando los jóvenes, con sus miradas de futuro  y sonrisas esperanzadoras, en medio de la solemne noche, “FIDEL, FIDEL ¿QUE TIENE FIDEL QUE LOS IMPERIALISTAS NO PUEDEN CON EL?”, “CUBA, CUBA, ¡CUBA ES FIDEL!”  y por último, y con una profunda e indiscutible carga de compromiso, los miles y miles allí reunidos coreaban ¡YO SOY FIDEL, YO SOY FIDEL, YO SOY FIDEL!.





Ayer 29, con los primeros rayos del sol, las cenizas de Fidel retomaron la ruta victoriosa de la Caravana de la Libertad que un memorable 1ro. de Enero de 1959 emprendió desde  Santiago a La Habana.

Ahora Fidel, sin vida física, pero victorioso igualmente, viaja de retorno para  descansar definitivamente en el Cementerio Santa Efigenia, en Santiago de Cuba, junto a José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y otros grandes de la historia patria. Recorre los mismos pueblos y ciudades visitados durante la Caravana de la Libertad  en Enero del 59. En ellos recibirá la digna despedida de la inmensa mayoría de un pueblo que le ha sido y le seguirá siendo fiel.





El 3 de Diciembre tendrá lugar un acto de masas en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo y el día 4 de diciembre será la inhumación de sus restos en el cementerio Santa Efigenia.

La familia de Fidel, el pueblo y gobierno cubanos han recibido las condolencias y la solidaridad por parte de decenas de gobiernos, personalidades, intelectuales y pueblos de todas partes del mundo. Ha sido la despedida de uno de los hombres más grande de la historia de Cuba y de prestigio universal. 

Conozco que algunos medios de prensa han ocultado o disminuido el impacto de su pérdida y otros han aprovechado, una vez más, en tratar de denigrar su figura y obra. La generalidad de los  hombres grandes que han pasado por la historia de la humanidad, sin excepción de uno, han sido objeto de dardos ponzoñosos, pero la historia, el tiempo, la vida y por encima de todo la sabiduría instintiva de los pueblos, con su sabia percepción, se ocupan de ponerlos en el lugar que les corresponde.

Fidel salió victorioso por la puerta ancha de la historia. Sobrevivió a más de seiscientos intentos de asesinatos físicos, proyectó, defendió y llevó a la realidad su sueño más caro de libertad, independencia y justicia social para Cuba y los cubanos. También su sueño de solidaridad internacional, vocación que le inculcó a todo un pueblo. Le otorgó a su patria un reconocimiento internacional por la dignidad alcanzada a punta de resistencia heroica de la mayor parte de su pueblo que le siguió siempre y hoy confirma su compromiso de continuidad.

Hombres como él no mueren nunca. 

Para orgullo de los cubanos le sumó a Cuba su nombre, la Cuba de Fidel.





Fue estratega, hombre de coherente pensamiento y acción, luchador incansable, quien gracias a la lucidez y memoria inagotable que mantuvo hasta el final, luchó hasta el último respiro en el campo de las ideas. Además de todo ello, Fidel ha entrado, por su sencillez, modestia y sabiduría innata, su capacidad de interpretar el presente y viajar al futuro, en la vida de la mayor parte de los cubanos. Todos viajamos con un Fidel. Es imposible no recurrir a él. Siempre resolvió duros momentos críticos de la Revolución con la esperanza y seguridad en lo mejor del hombre y en el futuro de Cuba y el mundo.

Por ello me apropio de una frase tomada de un hombre rudo del campo que afirmó con voz entrecortada ante las cámaras de la TV cubana: “El morirá cuando se apague el sol.” 
Un abrazo fortísimo de tu amiga,


La Habanera


(*)Tengo algo que contarte. Correspondencia entre dos mujeres es una relación epistolar entre una mujer de La Habana y otra de Salt (Girona). La publicación de estas cartas se realiza con el permiso de ellas mismas que han confiando en La Guerrilla Comunicacional su publicación.

Si es la primera carta que lees puede ser que te interese ver el histórico de la correspondencia:

Prólogo: Prólogo
Carta 1ª: Carta nº 1
Carta 2ª: Carta nº 2
Carta 3ª: Carta nº 3
Carta 4ª: Carta nº 4
Carta 5ª: Carta nº 5
Carta 6ª: Carta nº 6
Carta 7ª: Carta nº7
Carta 8ª: Carta nº 8



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada